instagram

 

Horizonte

Siendo muy pequeña, mi hermano me contó que no se podía llegar nunca al horizonte. Desde entonces sueño con tocarlo, acariciarlo e incluso modelarlo con mis manos.


En algunas ocasiones parece posible y siento que puedo palpar lo intangible. Pero esa ilusión se desvanece en un instante.